miércoles, 3 de junio de 2015

De ansias y sosiegos. Con final abierto.

154. Explosión.




Charles Boyer & Hedy Lamarr



    Paco se llama.



   Lleva viviendo un par de años en el bloque. Hemos coincidido varias veces en el ascensor, pero de un saludo correcto o un comentario sobre el tiempo no habíamos pasado.
    Es muy moreno y tiene una hermosa voz.
  

   Ayer, en el ascensor precisamente, me miró de forma insistente.              Cuando me abrió la puerta me rozó innecesariamente el brazo y cuando se puso a mi lado, camino de la puerta de salida al jardín, se apoyó con descaro en mi hombro.


   -Me gustas mucho Tere-, me dijo, bajando de forma estudiada la voz. Desde siempre, desde que llegué al barrio y te vi. Tengo una necesidad imperiosa de besarte en los labios. ¿Me dejas que te invite a un café?


   Yo me quedé mirando, como una tonta, al ciruelo japonés, tan bello, y pensaba en la mermelada de compota que se podría hacer con sus frutos.
   Me temblaban ligeramente las piernas y no podía hablar.


 ¿Desde cuando no me decían esas cosas? ¿Desde cuando no me susurraban?
   Pensé en negarme. En salir corriendo levantando con dignidad la barbilla. 
    Pero le miré a los ojos y vi algo que aún no puedo entender...



   Bajé la cabeza, sumisa y le seguí hasta la cafetería de la esquina*.

*Este final me lo ha propuesto una amiga.
Puede haber otros desenlaces.
¿Qué final le pondrías tú a la historia de Tere?
Dime.


16 comentarios:

  1. Ante esa mirada de deseo, saltaron a mi mente un abanico de respuestas, mientras seleccionaba la más acertada, mis pies se negaban a caminar.Podía controlar mi cuerpo con una orden a mi cerebro, pero mi corazón se negaba a obedecer, así rebelde como soy yo. 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soraya, agradecida, y, cuando acabes el curso, creo que ya lo has terminado, te vienes al taller de escritura. Buscaremos finales a todas las historias del mundo. Un besote.

      Eliminar
    2. Agradecida 😉 mejor que finales, puntos suspensivos. Supongo que estarás en la entrega de diplomas de la Upl. El jueves día 11 , allí nos felicitáremos mutuamente 😍

      Eliminar
    3. A mi me toca ir el lunes con mis chicas, pero por supuesto que iré los dos días. Siempre lo hago. Me gusta veros a todas. Hasta el jueves.

      Eliminar
  2. Uf¡ ardua pregunta. A mí no me gustan los finales, quizá, dejaría seguir la historia. Seguramente llegaría a ser bonito,¡ muy bonito! ¿Y tú, que final pondrías.? Tal vez, cada uno le pondría el menos complicado. Pero habrá otros que tiren todo por la borda, y unos se mojarán hasta los huesos. No sé, El Amor es el AMOR, y casi siempre gana. Buen día, besos, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias señor anónimo, pienso como usted. Ya pondré mi final. Me lo estoy pensando. Un abrazote.

      Eliminar
  3. Pero le miré a los ojos y vi algo que aún no puedo entender, algo dulce, muy dulce.
    Y con unos frutos tan hermosos, seguro que no me haría falta añadir azucar, pensé.

    ResponderEliminar
  4. Pero le miré a los ojos y vi algo que aún no puedo entender, algo dulce, muy dulce.
    Y con unos frutos tan hermosos, seguro que no me haría falta añadir azucar, pensé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos que el ciruelo japonés, aparte de la compota, le da a Tere otra idea. Pues no está mal Dominique. Interesante propuesta. Otro abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pero con fatiga, con polen, con parroquianos, sin el ciruelo japonés... Abrazotes.

      Eliminar
  6. Había cierta tristeza en sus ojos, pero lo pasé por alto teniendo en cuenta que su espectacular imagen no me dejaba pensar.
    Maldita formación !!! Gritaba mi consciente al corazón. Dejé abierta la respuesta y salí corriendo como lo haría si tuviera 13 años.
    Ya no subia al ascensor, bajaba los interminables 144 escalones q separaban la novena plata con el jardin. No se muy bien cual era la razón, si no queria encontrarmelo (poco probable) o tal vez tener la oportunidad de volver a verlo y llamar su atención (muuuy probable)
    Todavía me roza la mano incluso hasta los labios, aunque la parada del autobus me despierta del ensueño.
    En alguna ocasión, ayudando a Maricarmen con la comidita de los gatos, alcanzaba ver su figura dentro del coche entrando al aparcamiento subterráneo, momento exacto en el que entraba despaborida al edificio y me escondía detrás de la ventana para q no fuera censurada mi mirada.
    "Perdoname, por favor" un escalofrio inmenso recorrió mi espalda junto con su aliento entrecortado. Al voltearme alli estaba, mi David, mi mezcla de ciruela y todo lo demás q pasó tantas veces por mi perversa mente, "me gustó" le contesté. Pero como pude decir eso !!! Como fui capaz. Las verdes plantas del rellano del 5to al 4to, era lo único que separaba mi cuerpo de la pared, delante, aquel titán de bronce rodeando mi espalda con sus manos. "Vas a escapar de nuevo?"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gioconda!!! Tienes que dejar de ser la bella peluquera para convertirte en la excelente escritora. Oye, que me lo he creído... ha pasado algo que no sé?. Un beso y gracias. Te quiero.

      Eliminar
  7. Es tu culpa, por tu grandísima culpa, es tu empeño de construir un mundo nuevo con tus relatos. Y por hacernos vivir dentro de él. De todos modos te confieso que me quedé vacía jiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea el mundo que sea en el que me mueva, te quiero dentro de él. Porque tú lo vales. Un besote preciosa.

      Eliminar