sábado, 27 de marzo de 2021

Charla entre amigos en la estupenda biblioteca Central de Leganés Norte.

 Resumen de un martes feriado.

      Cartel realizado por mi amiga y escritora Asunción Caballero, Mascab. Y video pergeñado por mi amigo y pintor Carlos Garya.
    Gracias a todos los amigos que asistieron. El salón de la estupenda Biblioteca Central de Leganés Norte se llenó, teniendo en cuenta el aforo permitido con motivo de la pandemia de covid.
     Y agradecida a Ana Isabel, responsable de dicha biblioteca que me hizo una cariñosa y perfecta presentación.



     Es por todo ello que siempre digo que "si he llegado a ver más lejos es porque me subí a hombros de gigantes".


Gracias a todos.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Cuestionario Proust. Luis María Compés

 

Algún día seré polvo
que no marcará más huellas en el barro de la vida.
Sólo recuerdo para pocos,
una imagen que el tiempo hará borrosa.

     Llegué con antelación al gran salón de la nueva sede de Notting Hill, en Alcalá de Henares; era uno de los viernes poéticos que allí se celebran. Este viernes febrerino era yo la invitada para presentar mi obra, arropada, además, por todos los poetas que allí nos reunimos para regalarnos versos y amistad, y aproveché el momento para hacerle a Luis el cuestionario Proust que tenía pendiente desde hacía tiempo.
     Luis María Compés Rebato, madrileño, alcalaíno, escritor, librero, conferenciante, articulista, fundador y presidente de la Asociación de Escritores de Madrid
     Un hombre que cree que ha hecho todo lo que quería hacer, que le gusta ser él mismo, que se define como vitalista y constante y que ofrece y espera lealtad.
     Considera que su principal defecto es la ansiedad, que su ocupación favorita en la actualidad es organizar actos para sus amigos, esos encuentros de los que hablo al comienzo, esas celebraciones hermosas que tienen lugar en ese espacio que ha pergeñado con tanto cariño, amplio y acogedor, donde nos refugiamos todos los soñadores.
     Luis me confiesa que su ideal de felicidad es el amor compartido, que le gusta especialmente el color azul y el jazmín, la importante sencillez del jilguero y que le tienta poder vivir en El país de nunca jamás.


Respondiendo a mis preguntas y con el fondo del Notting Hill Cultural

     Cuando le pregunto por sus autores preferidos en prosa me dice los nombres de Torcuato Luca de Tena, Gironella o Julio Verne. En poesía, se decanta por García Lorca, Bécquer o Charles_Bukowski. Como compositor, Chopin y como pintor favorito, me señala a Vasili_Kandinski.

     Como héroes de ficción, Luis responde que Tintín y Mafalda.

     Y al preguntarle por sus héroes en la vida real, no lo duda, señala a su padre y a todas las madres del mundo.

     Su nombre favorito es Estefanía. No soporta la pereza del ser humano y detesta la mentira. Le gustaría morir plácidamente, sin ruido.

Fue lluvia sobre tristeza de pañuelo negro,

un cirio incansable,

que se quema para volar mañanas.

Luis presentándome en el viernes poético.

     El descubrimiento de la penicilina es un hecho histórico que admira y le gustaría poseer el don de ser como una planta que crece y se desarrolla con el sol. Su estado de ánimo más típico es apresurado, vehemente, visceral y su lema preferido es "vive y deja vivir".

¿Por qué las rosas no huelen a lluvia

en el anochecer del campo?

¿Qué hechizo mágico nubla la vista

de la hermosura de un beso?

¿Quién pone cadenas al vuelo de la imaginación

en la vista del mar bravo?

      Le da miedo la soledad y sabe que su mayor lujo es su fuerza de voluntad y tener cerca a la gente que quiere.

     Quizá se arrepiente de haber perdido el tiempo con personas que no merecían la pena, pero reconoce que todas las experiencias del recorrido de la vida llevan su enseñanza.

     Le gusta la fabada y madrugar.

     Siente curiosidad por cómo hubiera sido vivir en el Siglo de Oro y la última novela que ha leído es Rayuela de Cortázar. Como película, Casablanca y su canción preferida Mediterráneo. No le importaría reencarnarse en un perro y disfrutar de los cuidados y mimos que les proporcionamos los amantes de los peluditos, y me dice que sólo miente cuando la verdad haría daño.

Dile al ángel que vuelva de nuevo,

que regale el aroma de su presencia,

prendidas flores en nubes blancas con la que adornan los sueños*.

     Muchas gracias, amigo, por tu gentileza, continuaremos caminando y ya sabes, alguna noche, puedes volar hasta lo más alto del cielo y girar en la segunda estrella a la derecha, allá, adonde quieras, al añorado País de nunca jamás. Hasta el amanecer.

 https://www.youtube.com/watch?v=Cx5ENAFTLZg

Hace un año, en la Casa de Córdoba en Madrid, con motivo de un encuentro de poetas. 


*Nota. Los poemas en cursiva pertenecen al poemario Frágil en la coraza, de Luis María Compés. Tiene publicadas varias novelas, ensayos, libros de literatura infantil y 99942 Apophis Hecatombe Sidérea, su última novela.

miércoles, 17 de febrero de 2021

Cuestionario Proust


Si la vida te trata mal

y pierdes fuerza y moral,

no te acobardes.

Siempre tendrás
una mano que estrechar...

Si alguna lágrima
entristece tu sonrisa
y tus ojos,
si te falta paz...

Cruza el puente
sobre aguas turbulentas
y la encontrarás...

     Puente sobre aguas turbulentas, ésta es la canción que Pilar Jimeno eligió cuando le pregunté por sus preferencias. Como película se decantó por Los puentes de Madison. Me fijé luego en la duplicidad de la palabra "puente", como los que tiende ella a todo el que lo necesita en algún momento.

     Me acerqué una mañana a la Biblioteca Rigoberta Menchú, con mi cuaderno azul de los cuestionarios y mi pluma colmada de tinta verde. Fue tan amable de hacer un pequeño paréntesis en su trabajo, que en estas fechas es mucho, para responder a mis preguntas.

     Me dijo que el principal rasgo de su carácter es que se considera algo tozuda y cuadriculada cuando desea algo o está convencida de las razones de su argumento, y que va hasta el final. Aprecia mucho la sinceridad, la claridad, la ausencia de dobleces en cualquier ser humano y a sus amigos les pide eso y que ofrezcan un hombro, un punto de apoyo donde solucionar las cuitas del alma. Ella lo hace, y que también se precia de ser objetiva y realista.

     Leer es su ocupación favorita y me dice que ahora se ha habituado a ver series de televisión y que ha descubierto un mundo literario-visual que no esperaba. Y que todo esto, además de disfrutar de una tarde de  cine en solitario, sería su ideal de felicidad.

     Le hubiera gustado ser científica, vivir temporadas en Alemania, ser actriz. Me dice que el jilguero es su pájaro preferido, que le gustan los colores amarillo y verde, la majestuosidad de las rosas rojas y el recato de las margaritas.

     Le pregunté por sus autores favoritos en narrativa y se descubrió admiradora de la prosa de Jane Austen, Ignacio Martínez de Pisón, Domingo Villar o Lorenzo_Silva, entre otros. En poesía, Machado, García Lorca y Miguel Hernández siguen siendo sus preferidos.

     El hecho histórico que más valora es el movimiento reivindicativo de las sufragistas, le gusta Mozart y no se cansa de escuchar todas las óperas de Verdi. Goya y Antonio López son los pintores que elije cuando le pregunto por sus gustos en pintura.

     No duda cuando le pido una heroína de ficción: Elizabeth Bennet, el personaje de la novela Orgullo y prejuicio, de la ya citada Jane Austen, y tampoco duda cuando le solicito un héroe en la vida real: su hermano Juan y su valentía.

     Su nombre favorito es Diana.

     No soporta a las personas densas y le duele la falta de espíritu crítico y la estupidez. Pero disculpa la inocencia sin maldad de los menos afortunados. Su estado más habitual es el de la mesura y el equilibrio. Su lema sería el de "vive y deja vivir".

     Le gusta el cocido, concretamente el que hacía su madre y se arrepiente de no haber dicho a sus padres lo mucho que los quería. Y me reconoce que no le hubiera importado vivir en lo años 60, aunque está a gusto viviendo en la época actual. Sus últimas novelas leídas han sido Honrarás a tu padre y a tu madre, de Cristina_Fallarás y Algo parecido al amor, de Carmen_Amoraga.

     Tiene una ligera obsesión por el orden en los objetos, por la simetría; sólo miente para evitar algún tipo de sufrimiento y si se tuviera que reencarnar, lo haría en un perro faldero, sabedora como es de la vida confortable que le proporcionamos los que adoramos a nuestros  peluditos. La felicidad que procuran. Teme demasiado, y con errónea antelación, por las posibles desgracias a los seres queridos y le gustaría morir sin sufrimiento y sin ruido.

     Pilar Jimeno, diplomada en Historia contemporánea, es responsable de la Biblioteca Rigoberta Menchú, de Leganés, es amiga mía y una enamorada de las palabras, dirige también un club de lectura y ha impulsado, durante este periodo detenido de la pandemia, y junto con otros responsables de bibliotecas de la ciudad, varios certámenes de relatos que han tenido una gran acogida.

     Nos hacemos unas fotos para dejar constancia de este breve pero intenso encuentro, de este conocernos mejor con las preguntas del cuestionario y la dejo en su despacho para que continúe con su trabajo. Yo me voy caminando despacio por el bulevar, con el cuaderno azul bajo el brazo y la pluma un poco más vacía tras haber dejado, con su tinta verde, las golosas confidencias de mi amiga en mi cuaderno y en mi corazón.


     Hace sol y un leve airecillo en el barrio en este viernes febrerino. Vamos emergiendo del caos. La primavera llega.

     Gracias, Pilar.

https://www.youtube.com/watch?v=Cf_vl31nrxw





miércoles, 20 de enero de 2021

La sin sombrero

 


     Hoy me he quitado el sombrero. Me he pintado los ojos y me he colocado unos pendientes que bailen sobre los hombros. Y un pañuelo que me arrope la garganta, para impedir la queja.

     Voy a escribir todo el día. Estoy con Cerrado por amor. La historia de Manuela. Una historia hermosa que se volverá verdadera a medida que la cuente. 

    Luego saldré con Chewie a abrazar el último árbol de la avenida. A respirar las ansias, a sosegar las nostalgias.

      Pura vida.

viernes, 15 de enero de 2021

Cerrado por amor

 "Me llamo Manuela, tengo cincuenta y cinco años, estoy separada y no tengo hijos.

Trabajo desde hace once años en esta portería de la calle Jorge Juan, de Madrid. Desde que me dejó mi marido.
Fue justo el día de mi cumpleaños, el 20 de abril. Soy Aries. Pero no miro jamás la página del horóscopo.
Vivo con mi gato Barrigas y mi tortuga Frida. Leo de forma compulsiva y escribo la vida.
Por eso y porque me aprecia, Fede, mi librero, me ha regalado esta mañana, cuando me ha visto regando la acera, un cuaderno precioso, bien gordito, de páginas en blanco, sin líneas ni cuadrículas, como a mí me gusta. Tiene las tapas de color malva y dos cintas separadoras, una de color rosa fuerte y otra azul turquesa.
–Para que escribas poemas– me dice y me alarga también un bolígrafo de tinta verde.
Sabe que, siempre que puedo, escribo con ese color.
Como Neruda".



(Después de dejar pasar un par de días de reposo, para despojarme de las historias y de los personajes de mi novela El ruido del silencio, ya terminada y esperando padrino, comienzo con otra: Cerrado por amor, y será Manuela con la que camine los próximos meses. A ver si congeniamos).

domingo, 3 de enero de 2021

Notas de un amigo tras leer mi poemario. ¿Estaré confundida?



Estimada Eloísa, he leído tu poemario que lleva por título Los pecios del naufragio, lo he leído con todo el respeto y afecto que te mereces. El poemario está muy bien escrito, impecable. Tiene momentos de gran belleza expresiva; bellos, aunque tristes, tremendamente tristes. ¿Por qué la belleza tiene que ser triste? Personalmente pienso que eso no es así, que no debería ser así. La belleza debería ir cogida de la mano de la alegría. Pero, a veces, la tragedia se nos impone.

     No sé hasta que punto el yo poético de tus poemas se identifica con el yo del autor de los mismos, es decir, tú, Eloísa. No termino de creérmelo. No puedo creerme que tú, Eloísa, seas los pecios de un naufragio. A lo mejor son los versos, cada uno de estos versos, uno y otro de estos poemas, y no la Eloísa que yo conozco tal como se muestra ante el mundo, ante los demás. Algo así como una pandemia sin vacuna, sin una luz al final de túnel.

“Esta forma de no detenerme,

esta manera de vagabundeo,

esta realidad

de niebla,

esta noche que no amanece”.

     Los sentimientos tienen su origen en las emociones que nos provocan las experiencias de la vida. Por otras cosas que he leído tuyas, tu vida no es tan desoladora sino más bien todo lo contrario. Tu vida, me atrevo a pensar, es una vida buena, con gente a tu alrededor que te quiere y te han querido. ¿Por qué no dejas que los sentimientos que han ido dejando su poso en ti salgan a la superficie, se expresen en esos estupendos poemas que eres capaz de escribir?

     En realidad, no debes hacerme mucho caso, puedes escribir lo que quieras y expresar lo que te venga en gana. A mí me gustaría que escribieras lo mismo, pero poniéndole buena cara a la vida, la sinceridad no solo sirve para decir lo que duele, también todo aquello que nos hace feliz y nos da alegría, aunque siempre, esto último, sea tan efímero.

     Y es que en estos poemas giras una y otra vez sobre ti misma, es decir, sobre el yo poético de los mismos. Dan la sensación de estar encerrado en su propia jaula. Una jaula que por cierto no tiene ni puertas ni rejas.

     Gracias Eloísa por tus poemas, sigue escribiendo.

     Modesto.

(Querido amigo, muchas gracias por tus palabras. Como digo en el pequeño prólogo, mi siguiente poemario, si es que los dioses tienen a bien regalarme los primeros versos, clamarán al cielo por otros horizontes, ya los últimos, los más jugosos y certeros. También los más inseguros. Dibujarán una vida diferente, la que me ha provocado la escritura, las palabras y su música incesante, la pasión por el descubrimiento y por el olor de la tinta).


miércoles, 16 de diciembre de 2020

Adúltera

 




Juro que nunca se me había pasado por la cabeza.

     Pero me gustó tanto aquel hombre.

     Quedamos.

     Me llevó a un hotel caro. Divino de la muerte.

   Yo vibraba, por una vez en mi vida, entre la pasión (desconocida) y los nervios.

     En el trayecto, entre caricias y susurros, me confesó que tenía un tatuaje en un punto geográfico interesante.

     Yo vibraba.

     Juro que nunca se me había pasado por la cabeza ser adúltera.

     Mientras me preparaba un gin tonic me metí en la bañera.

     Resbalé al salir.

     Hospital y todo eso.

     No llegué a verle el tatuaje.


(Relato premiado en la VIII edición de microrrelatos "Amor en 1 minuto" de SER Madrid Sur. Año 2015.

Máximo 100 palabras, incluyendo los términos hotel, tatuaje y bañera)