jueves, 2 de julio de 2015

De ansias y sosiegos. Me preguntas por qué escribo.

183. Me preguntas Haro y te contesto.





    Cuando subíamos esta mañana, algo perjudicados ya, los ciento noventa y ocho peldaños hasta llegar a nuestro piso, te he visto algo preocupado Haro, y cuando me dirigía a mi estudio, después de limpiarte, me has preguntado: -¿Por qué escribes?
     Chiquitín. Te he tomado en brazos y muy cerquita de tu oído, te lo he explicado:
Escribo porque nadie en mi familia lo hace, porque tengo recuerdos que he olvidado, por clavarlos en el cuaderno para que no escapen; escribo para recuperarlos y encontrar otros que, a lo mejor, no son míos; escribo porque vivo lejos del mar, porque me acompañas en las tardes largas; escribo porque los cuadernos sin usar me horrorizan, porque tengo miedo a la oscuridad y al silencio.
Escribo porque quiero rescatar lo que he perdido. Escribo porque me río mucho cuando creo que lo he hecho bien y me gustan las historias que me cuento. También le gustan a mi madre y le gustaban a mi tía.
 Escribo porque es lo primero que deseo al despertarme y porque el deseo me dura todo el día. Escribo para dejar claro que los domingos por la tarde me  producen frío y la hora de la siesta me seduce.
 Escribo porque quiero que mis hijos me conozcan de otro modo y para esconder entre mil poemas el secreto de aquel día. Escribo para sacarme la espinita del deseo que no tuve y vadear como pueda la nostalgia.
Escribo para creer que todo está arreglado o que falta poco para ello, escribo para no sentir el tedio ni perder las ganas de soñar. Escribo para continuar callada todo el tiempo que pueda y para que tú leas luego mis silencios.
Escribo porque he vivido mucho y porque creo que no he vivido lo suficiente. Escribo para preguntar.
 Escribo para encontrar palabras nuevas y estrenarlas. Escribo para salvarme, para que me quieras. Escribo para que me leas.
Escribo porque temo a la muerte, al vacío, porque no me encuentro bien.
Escribo para saber el final de la historia, para creerme Dios.
Escribo para tener más tiempo.
Escribo porque, para hacerlo, hace falta soledad y me gusta estar sola.

Escribo para encontrar algún día, entre las palabras, la felicidad.



Pues eso es lo que te puedo responder a lo que me has preguntado Haro, hermoso. Y tú, mi perrete, ¿por qué ladras cuando te quedas solo, cuando no me ves, cuando no estás pegadito a mis piernas? 
¿Por qué te quiero tanto?
Piénsalo y me lo dices un día de éstos.
Y lo escribo.

9 comentarios:

  1. Hola: Escribe para que tardes-noches como la ayer, las grabes en tu cuaderno dorado, aniden en tu mente, compartas con las amigas que prefieras y descubras en cada cita, pura vida. Un abrazo desde Leganés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para tí escritora. Mañana te toca. Mil besos.

      Eliminar
  2. Me gusta lo que Escribes xq siento que lo hubiera o hubiese Escrito yo😉 por eso te leo ! Porque me llega y me llena 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me encanta querida Soraya, que te llegue y que te llene. Con eso me quedo más que satisfecha. Amén de tu amistad y de tu energía. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. Me gusta, aunque, amiga, el rosal no se pregunta para qué tiene que dar flores. Sigue perfumando la vida con lo que haces.
    No es exactamente la misma pregunta, pero los últimos versos pueden dar parte de la respuesta . ¿Para qué sirve lo que escribimos, para qué sirve un poema?
    QUE HAGA TEMBLAR TUS HOJAS...

    Preguntas: ¿De qué sirve la poesía?
    Y el corazón se llena de silencio.
    ¿De qué sirve el aroma de las flores?
    ¿De qué, la brisa o latir del viento,
    el gesto de unos ojos o sonrisa,
    la voz del agua, el trino del jilguero...?

    No existe, al parecer, un matemático,
    lumbrera del recóndito universo,
    que investigando tal interrogante
    confirme fácilmente resolverlo;
    y no darán respuestas quienes solo
    declaran con la voz del sentimiento,
    alguien tan impostor como un poeta
    no puede dar dictamen sobre eso,
    ni él sabe de qué sirve su poesía,
    pero sigue soñando... y escribiendo.

    ¿Hay algo más doliente que ese astro,
    en el deshabitado firmamento
    sin conocer por qué es su cometido
    donar la vida que a él le niega el fuego?

    Así el poeta siente que algo obliga
    a desprender las llamas de su pecho
    ¿Para qué?, cuando quizá se pierdan,
    lo mismo que la luz, entre los hielos
    oscuros de asteroides y planetas
    que hicieron de la noche su elemento.
    ¿Para qué?, si el verso es una brasa
    que ennegrece el papel donde está impreso,
    y un papel chamuscado puede ser
    que un instante después acabe ardiendo.

    ¿Preguntabas, de qué sirve un poema?
    No existe parecer que sea certero.
    Tanto da resolver para qué sirve,
    lo importante es que vierta su secreto
    y haga temblar las hojas de tu árbol
    aunque no puedas percibir el viento.

    Primitivo Oliva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya lujo Primitivo, tendré que colocar este precioso poema en alguna entrada en el blog, con algunas reseñas de tu biografia. Ya hablamos y te las pido. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Si quieres lo pongo en los comentarios de Facebook donde esta tú has escrito

      Eliminar
  4. Usted poeta puede poner lo que quiera en mi muro. Siempre le dará categoria. Un abrazo. Feliz verano. Es que quiero, además, poner algún día algo, con algunas preguntas y con fotos de sus esculturas. Ya hablamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¡Pero qué puse en mi anterior comentario¡? Me nos mal que eres inteligente y has comprendido.

      Feliz verano amiga.

      Eliminar