domingo, 13 de diciembre de 2015

De ansias y sosiegos. Domingo colmaito.

347. Madrid, Madrid, Madrid.





"Cuando emprendas tu viaje a Itaca

pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias".

Cavafis.


Buenas tardes, corazones.

Fijaos qué horas. 
Casi no llego a mi cita con vosotros.
Y sería una lástima después de 346 días ininterrumpidos.
Pero es que hoy ha sido un domingo completo, redondo y pleno de sensaciones. De horas exprimidas y tuteadas. De calles abrazadas y descubiertas.
Comenzó la mañana recorriendo el-rastro.



Se lo quisimos enseñar a Nilda, nuestra amiga argentina, en su último día.
Fue idea de David
Y nos llevó por todos los callejones y plazas llenas de cachivaches, antigüedades y tentaciones.
Nos zambullimos en la marea de curiosos y de curiosidades. Presumiendo de Madrid.


Y se compraron libros y recuerdos.
Y dulces violetas, regalo de reyes a sus amantes.


Y se congelaron instantes preciosos para la posteridad y la memoria.
Ya mediodía, tomamos un aperitivo rico, rico, en el Mercado de San Miguel.


Y decidimos después comer en el restaurante más antiguo del mundo según el Guinness, el Restaurante Botin.
Antes, una foto al pie del Arco de Cuchilleros.


David y Nilda.


La argentina, recorriendo los salones del Restaurante.



Ventana de la cocina. Esperando turno en el horno.

Al final de la fantástica comida nos esperaba un avión. El que se llevó a Nilda a su Buenos Aires querido,  para continuar, días después, su periplo hasta Bariloche, el fin del viaje. Su regreso a Ítaca.




Fernando_Botero también nos esperaba en el aeropuerto. Le invitamos a posar. 
Haro no quiso perderse la despedida, le encantan los aviones.


Ya tarde noche, de vuelta, tuvimos un espectáculo de villancicos en mi casa cultural de Castilla- La Mancha. 


Un simpático repertorio de canciones navideñas interpretadas por la rondalla y la coral de la sede.

Un vinito español remató, con puntadas dulces, este domingo hermoso de mediados de Diciembre.





Y ahora,  casi medianoche, presto a cambiar el día, os dejo constancia de mis avatares.

Con un recuerdo a la amiga argentina que ha venido a cambiar el color de mi semana, a dejar su impronta entre los cojines del sillón y en las banquetitas de la cocina. A alegrarnos los rincones con su risa y su voz cadenciosa. A hablarnos del otro lado del mundo.
La esperamos de nuevo cuando ella quiera.
Y le tomamos la palabra para volar hacia su casa algún día.


Descansad amigos.
Hasta mañana.
Y misión cumplida.

4 comentarios:

  1. Buenas noches, prueba superada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que no llegaba. Pro ahí vamos. Hoy taller. Nos vemos. Un abrazote.

      Eliminar
  2. Guarda en el estuche de la felicidad los días vividos y que el cofre de la espera se abra en una Argentina pampeña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le di tus recuerdos. Nos vemos. Estás mejor? Abrazos.

      Eliminar