miércoles, 30 de diciembre de 2015

De ansias y sosiegos. Recordando todo un año.

364. Cuenta atrás. Dos.

Buenos días, corazones.


Haro ha pasado mala noche. Paseando como un león enjaulado por la habitación, respirando con fuerza y con ganas de huir.
Y eso hemos hecho apenas la oscuridad se escurría por las esquinas de la calle. Nos hemos ido a pasear los parques del barrio. Yo, con mis zapatillas de huir y mis ansias, él, con sus pensamientos, con su incipiente ceguera y con todo el amor del mundo en su pequeño corazón.
Me quedan dos días de promesa Haro,- le iba diciendo para que no pensara en el paso del tiempo, en la fugacidad de la vida,- y no sé que poner, le preguntaba.
Y me ha dado una idea. Cómo no le voy a querer!
Haz un recuento de todo el año, me dice. Así, por encima, somero y refrescante.
Le voy a hacer caso. 
Y hago un remember del blog, como Brainard:
Me acuerdo de los desayunos en el Ritz, invitada por mi amigo Mario, al que le tocó una esquinita de la lotería.
Me acuerdo de mi colección de bastones, de abanicos, de rosarios, de libros diminutos y de cuadernos tuneados.


Me acuerdo de las historias de Nasrudin y de Maktub, de Gibran y de Osho, de Shopenhauer y de Marx.
Me acuerdo de la exposición de mis chicas, Arte al viento. Todo un éxito.
De mis olivos y de Leonard Cohen, de Galeano y del collar de la paloma.


De mis caballos y de la tortuga milenaria Matilde, de Las Buganvillas.
De la triscaidecafobia de mi ascensor y del Camino de Santiago.


De mi historia de juventud con Albert Hammond y de mi encuentro con Leonardo da Vinci.
De mis escapadas a París.

Del café Gadir y de mi pasión por el scrapbooking.
De mis talleres de escritura creativa y mis clases de todo.
De los poemas. Y las historias con final indeciso.


De los carnavales y de las piezas con historia, de mis óleos inacabados, del oro del membrillero y de mi amiga argentina.
De que a veces llegan cartas y de mis cantantes franceses.



Me acuerdo de mi Villa Favorita y de Villanueva de los Infantes, de mis amigas poetas y de los patios abiertos a la luz y a los versos.

Me acuerdo  del amante peruano y de la viuda que desea ir a Italia.
Me acuerdo del mar y de las noches plenas.
Me acuerdo...



Me está entrando un ataque de saudade. 
Lo dejo por hoy.
Mañana continuamos la remembranza.
Nos vamos, Haro y yo, a la calle. Vamos a comer fuera. 
A respirar los últimos latidos de este año.
A concienciarnos del paso del tiempo.

Amigos, salíos del camino.
Tomad un atajo. El que sea.
El más oscuro.
Mañana os veo.

9 comentarios:

  1. Amiga... Mi incondicional amiga... Mi confidente... Mi apoyo... Mi insuperable escritora... Tq y espero tenerte junto a mí siempre... Espero que el año que viene... Tu recompensa sea excelente... Aunque este año es difícil de superar en méritos... Muchos besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo lo mismo mi amor. Que la vida te sonría. Que abras la puerta acertada. Abrazos sempiternos.

      Eliminar
  2. Buen año pasado. Feliz venidero. Solo, solo te deseo lo mejor. Gran 2016 para todos. Un abrazo y otro y otro. Hasta mañana, con algo de dolor en el alma.

    ResponderEliminar
  3. Pues te deseo lo mismo querida amiga. Un abrazo. Mañana puede ser un gran día.

    ResponderEliminar
  4. Regreso a casa, a la mía, a la tuya, a la nuestra. Esperando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil. Habrá que brindar por el regreso, por el encuentro y por lo que nos queda por vivir. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias mil. Habrá que brindar por el regreso, por el encuentro y por lo que nos queda por vivir. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tras trescientas sesenta y cinco páginas,
    parece un trabalenguas.
    Y es que es eso la vida, seguramente.
    Mezclar palabras,experiencias, tragar saliva,
    y amar la vida, compulsivamente.
    Trescientos sesenta y cinco pasos
    no son nada, o son un camino ancho al infinito,
    pero son, al final, camino cierto,
    que acompañado por otros peregrinos,
    se hace al andar, dirán: sin orden ni concierto,
    y yo digo si, pero haciendo sentir al corazón amigo...
    pues caminar sin él, ya no es camino.
    Concha Gómez
    Gracias mi admirada amiga. Demasiadas actividades nos separan, pero no dejo de estar cerca ti y de tus cosas. Por un año 2017 con más encuentros, más poesia y más cafetitos para poder charlar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es un honor que entres en mi casa. Para el año que ya llega, no lo dudes, poesía y algún cafetito. A tu disposición. Un abrazo.

      Eliminar