lunes, 9 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Desenlace.

40. De ángeles y gatitos. Desenlace.
"Como bien saben todos los dueños de gatos, nadie puede ser dueño de un gato".


  Y aquí viene la despedida. Fin de este acompañamiento con el hada de los gatitos de mi barrio, para que la conozcáis.
  Hoy he hecho el recorrido con ella.
 Pero no es la única. Tal y como digo en el título de esta entrada, son muchas. De ángeles y gatitos, he puesto. Y así es, han sido cuatro las mujeres a las que he acompañado hoy en su itinerario por las parcelitas de los mininos.
 -Mira, ese gato negro y blanco ya tiene padres, mañana se lo llevan a una casa,-me dice Laura.
 -Aquel canela es muy listo, -apuntilla Mayte, -sólo quiere que le de yo la comida.
 -Y la pequeñita rayada le gusta a mi nieta Candela, que vino conmigo la semana pasada, -me cuenta Carmen, -entre mi nuera, mi nieta y yo, estamos convenciendo a Javi, mi hijo, para que la adopten. Mi nieta ya le ha puesto nombre, se va a llamar Carol, que es como se llama su mejor amiga.



  Mi vecina Mari Carmen no tiene preferidos, para ella lo son todos. La veo disfrutar rellenando los cuencos con los granitos de pienso y calentando con las manos la botella de agua, para que no esté tan fría.      La veo disfrutar, digo.
 Y le pregunto.
 ¿Qué quieres que ponga en mi blog?
 Pues nada, que me siento bien, que me satisface, que vuelvo a casa contenta, que están indefensos y que nos lo agradecen.
 Más tarde nos vamos a tomar el aperitivo a una cafetería cercana y les pregunto si no estaba prohibido dar de comer a los gatos callejeros.
 Me asesoran debidamente. Saben todo. Son espartanas informadas.

 Y aquí acaba la historia de mi vecina Mari Carmen, de su bondad, de su gatito tuerto, de su pena, del resurgir de su altruismo y de cómo se ha convertido en el hada de los gatitos abandonados.
 Junto a otras, muchas más.
 Ángeles.
 Ángeles y gatitos.
 Pura vida.

"En el pasado los gatos fueron adorados como dioses y todavía no lo han olvidado".

2 comentarios:

  1. Y cuentan que un gato alado vigila el sueño de Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que si. Algún dia te la presentaré. Abrazos.

    ResponderEliminar