sábado, 26 de septiembre de 2015

De ansias y sosiegos. Y seguimos con la ansiada relajación.

269. Cuatro, siete, ocho.


Buenos días gente guapa.
Vamos a completar el tema de la relajación. Siempre se queda una corta. Siempre hace falta más. Aunque se supone que eres más sabia con los años, también entra ese gusano loco en las entrañas que te dice aquello de memento mori y te deja con las defensas por el suelo y la alegría suspendida entre los visillos de encaje desde donde atisbas el final de la calle.
Y dejas de ser sabia. 
Así que vamos a hacer otro intento.


No es una clave secreta. 
Es lo que hago cuando el insomnio se me clava, terco, en la nuca, cabalga en el puente de la nariz, me estruja los pechos, se me aloja en la tripa con saña y revuelo de mariposas negras.


4-7-8.

Son los números indicados para conciliar el sueño, según el doctor estadounidense Andrew Weil, pionero en medicina integral, quien ha creado una técnica respiratoria diafragmática relajante.
Consiste en coger aire por la nariz, (cuatro segundos), aguantar la respiración (siete segundos) y expulsar el aire en ocho.


Cuando lo hagas, coloca la punta de la lengua justo donde empieza el paladar.
La posición ideal para practicarlo es sentada, con la espalda recta.


El ejercicio, basado en técnicas de respiración indias, busca llenar de aire la parte baja de los pulmones y así captar mejor el oxígeno.
Con ello se consigue controlar la respiración, bajar el ritmo cardíaco y relajar el organismo.
Se puede repetir durante el día cuando estés atacá.


Voy a dar un paseo con Haro. A buen paso.
Hoy no voy a hacer comida.
Me alimentaré de respiraciones profundas, de visualizaciones de mares en  calma y de sonidos de cascadas galopantes y altivas. De cielos humildes. De olor a jardín prohibido.
Hoy voy a intentar ser sabia.
Memento mori.



Memento mori.
Hasta mañana, mortales.


*Imágenes tomadas de la red.


4 comentarios:

  1. Eso de ATACÁ me suena muy manchego. ¿Poe que será?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dímelo tú querido amigo. Un abrazo. Nos vemos el lunes.

      Eliminar
  2. Sí, todas hieren, la última mata. Yo no voy pensarlo. Emplearé la técnica, 4, 7, 8, y seguramente tardaré en ver el final de esa calle larga, larga y (corta, corta) me cachis. Este fin de semana me recrearé con la Luna y el eclipse. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos amiga. Pues se acabó el deambular por el mundo. El lunes el comienzo. El principio. Abrazos sin eclipse.

      Eliminar