sábado, 3 de octubre de 2015

De ansias y sosiegos. ¿Os acordáis de Sor Sonrisa?

277. La memoria, esa loca desequilibrada y vehemente, me ha traído al despertarme, este recuerdo.


Buen domingo.
Como cada mañana, me levanto dándole vueltas y chupetones a una melodía, no sé porqué ni cómo, me sale sola, sin previa  intención por mi parte.
Hoy, mientras busco mis zapatillas, que Haro me ha escondido debajo de la cama, me pongo a cantar Dominique, nique, nique. Haro me mira, abre los ojos y se escapa a la cocina a sorber agua ruidosamente de su recipiente bellamente decorado, obsequio de su tía Mari Carmen.



Mientras desayuno rememoro la vida de esta monja.
¿Os acordáis?
Jeanine DeckersSoeur Sourire —o The singing Nun que es como se hizo famosa en el entorno anglófono— es básicamente conocida por esa canción que compuso a modo de himno de su congregación: Dominique. Ese pegadizo "Dominique-nique-nique s'en allait tout simplement, routier pauvre et chantant..." se convirtió en número uno en varios países del mundo (incluido los USA) y llegó a vender millones de discos de los que su autora no vio un centavo.

Jeanine Deckers nació el 17 de octubre de 1933 en la Bélgica francófona en el seno de una familia tremendamente conservadora que la internó en un convento en el 1959 al sospechar de su homosexualidad. Allí compuso, ya en 1963, Dominique, y su superiora —monja pero no tonta— viendo el potencial de la canción, firmó un contrato con Phillips, por el cual los beneficios se repartirían entre la discográfica y el convento. Jeanine, apresada por los votos de obediencia y de pobreza no podría mostrar ni su cara ni su nombre real, ni tan siquiera en la portada del disco, que hubo de publicarlo con el apodo de Soeur Sourire, (Sor Sonrisa).

Jeanine debió cansarse de sonreír —si es que realmente lo había hecho nunca— y abandonó los votos en 1966, para iniciar una carrera lejos de los tentáculos del convento; pero descubrió que ni su nombre ni su cara eran conocidos y que no podía utilizar tampoco el apodo Soeur Sourire porque era propiedad de la Iglesia. Decidió entonces continuar su carrera musical bajo el nombre de Luc Dominique y cayó en las manos de un manager sin escrúpulos que, además de desvirgarla, la llevaría a cantar por los peores tugurios del mundo con escaso éxito.

Durante esa época y, a pesar de su profunda religiosidad, Jeanine tuvo muchos enfrentamientos con la Iglesia Católica debido a su posición crítica en contra de su conservadurismo. El peor de ellos fue a raíz de "La pilule d’or" (La píldora de oro), una canción dedicada a la píldora anticonceptiva ("Glorificado sea el Señor por la píldora dorada"), que le supuso un ataque frontal de la Iglesia que llegó al terreno personal al criticar su relación con Annie Pescher, su novia.



Jeanine y Annie.

Cuando su carrera musical terminó, la ex-monja y su compañera abrieron una escuela para niños autistas, pero a principios de los ochenta el gobierno belga le reclamó una importante cantidad de dinero en concepto de impuestos—más intereses de demora— sobre las ganancias de sus discos. Jeanine evidentemente no disponía de los recibos conforme había cedido sus derechos y la Iglesia, lógicamente, no reconoció ni asumió la deuda.

Acosadas por las deudas y sumergidas en una profunda depresión, Jeanine y Annie decidieron poner fin a sus vidas el 29 de marzo de 1985.



Sigo cantándola.
Feliz domingo.
Hasta mañana, corazones.

8 comentarios:

  1. Buenos días: cada entrada me enseña cosas nuevas. Tu dices: Las noches, ¡ay las noches!. Y yo digo: la iglesia, ¡ay la iglesia! Este día otoñal, Sé feliz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la Iglesia hemos topado. Un abrazo querida Toñy, nos vemos en breve.

      Eliminar
  2. Las injusticias de siempre. Y la mujer sufriendo, como siempre.
    MC

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Desde que me junto contigo, querido maestro. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Repito lo de antes y añado que seguiremos aprendiendo en el camino que aún nos queda por recorrer. Un abrazo.

      Eliminar