martes, 23 de agosto de 2016

Poema XIII





Y caí.
Caí como esos edificios
desahuciados,
que implosionan hacia
su culpa.
Caí, como la viga,
podrida y quebrada
por la carcoma
del olvido.
Caí como la madre
que mira vencida
la espalda del hijo,
alejarse,
sordo al recuerdo.
Caí, como la lágrima
retenida durante
aquel invierno.
Caí como una mentira
hueca,
como la noche.
Caí y fue imposible,
créeme,
retomar el vuelo.

(Del poemario Ansias y sosiegos)







Imagen tomada de la red.
El grito, de Edvard Munch.

4 comentarios:

  1. Da un grito y ponte las pilas para seguir escribiendo, esto de ansias y sosiego pinta fenomenal.Sí,ya he leído algo de este poemario y me gustó mucho, prepara su publicación. Oye, no olvides el certamen de fotografía- poética.Hay que madurarlo pero resultará.Ten fe.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No se te olvida! si es una tontería! Pero ya hablamos. Y tengo fe, cómo no voy a tener. Besos al muñeco. Y también para ti.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. No sé, no sé, a veces las alas no acompañan. Un beso.

      Eliminar