sábado, 28 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Último sábado de Febrero.

59. Viernes de velas y versos.


   El viernes celebramos, como todos los últimos viernes de mes, el encuentro poético en la sede cultural de Castilla-La Mancha, aquí en Leganés.



Dando comienzo a la tarde.

  Fue el trigésimo primero, vamos caminando ya por el quinto año, vamos caminando.


Manuel Arroyo y su mujer Toñy Alarcón.

  Ayer, además de los poetas habituales, los de la casa y amigos que siempre nos acompañan, arribaron más amantes de la poesía. 

Milagros Magán.

Eugenio Nieto.

María Banegas.

  De la casa de Andalucía, con la que compartimos edificio y amistad, subieron un par de poetas, y nos recordaron versos de Miguel Hernández. Prometieron volver. Les esperamos.

José  Diaz Cano.

M. J.

Emilia Aguado.


Sacramento Rivas.


María Jiménez.

  Nos acompañaron Loly Rubio y su marido Andrés, amigos del camino de Santiago y miembros de la Casa de Extremadura. 
  Y María Jiménez, estupenda recitadora y elegante mujer.
  Y Primitivo Oliva, poeta amigo y asiduo de la casa, con el que, el sábado que viene compartiremos la presentación de su último poemario, y Rafa Dedi, otro amigo, otro poeta, otro artista, que nos regaló un anticipo de su performance sobre la historia de Madrid. Ya os informaré de la fecha.
  
   La tarde se desarrolló suave, una vela azul presidía el escenario, los versos se derramaban entre los rincones tamizados de la sala, los aplausos daban calor.
  Luego vinieron unos vinillos redentores, luego llegaron las risas y los parabienes.
  Luego llegó la noche, tan callando.

(NOTA: Todos los últimos viernes de mes, a las 20 h., en la sede cultural de Castilla-La Mancha, en el paseo de la Chopera de Leganés, nos reunimos en una hora mágica, para jugar con los versos, para recargarnos de poesía y de futuro. Hoy han paseado por este blog algunos poetas. En otra cita iremos presentándoos a los demás. Son muchos, cada vez más. Desde aquí os damos a todos nuestro agradecimiento).






viernes, 27 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Hoy es un día especial.

58. Hoy celebro. Celebramos.


  He madrugado. Aún no se había desperezado el día por completo. Le hago una señal a mi perro, para que no ladre, para que no despierte a los durmientes.
  Me calzo las zapatillas de huir y bajamos los trece pisos con calma y prudencia. Que no son horas.
  Damos un par de vueltas por el barrio, visitamos algunos árboles, descansamos en tres bancos y regresamos.

  Cogemos el ascensor, no hay muchas fuerzas. Y tengo prisa.
  Hoy celebramos. Hoy es un día especial. 
  Hoy, hace ya algunos años, nació mi niña. La tercera de mis hijos. La última, si no contamos a nuestro Haro. 
  Mi princesa.
  Mi  suerte.
   Aquella mañana, recuerdo que, al asomarme a la ventana, pasó casi rozando la cristalera de mi piso trece, una cigüeña. Nunca había pasado.
   Horas después tuve a mi niña.
   Nació con la sonrisa dibujada en su carita. Y así sigue.




Y así sigue. Contagiándonos, enamorándonos.




Mi princesa.





Hace ya tanto tiempo. Y tan agradecida sigo.




Mi hija Patricia.

Mi vida.


Gracias a la vida.
Que me ha dado tanto.
Felicidades hija.
Que la vida te sonría a ti también.
Siempre.
Y gracias por todo.

jueves, 26 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. ¿Está intentando seducirme, Mrs. Robinson?

 57. Esperando el verano.



Tienes la edad que te suponía. Diecisiete años. Lo supe ayer, cuando pasaba delante de tu grupo de amigos, sentados todos en el banco del parque que separa nuestras casas; se cruzaron tu saludo y el cumpleaños feliz de tu gente. Sonreíste, quizá un poco avergonzado y alcancé a oír, antes de dar la vuelta a la esquina, "joder Alberto que ya vas para viejo, diecisiete años, ya te vale".



Hace un par de años que me fijé en ti, al salir de casa te veía en el banco del jardín con tus amigos, tú siempre de pie, tanteando un balón, apoyado en tu bici o fumando un canuto; dirigiendo, la mayoría de las veces, vuestra próxima maniobra, a dónde ir de marcha. Se veía que eras el líder, el descarado, el ligón, el chulo. Te he conocido al menos tres o cuatro chicas agazapadas bajo tu brazo o detrás de ti, un poco sumisas y contentas de que el machito del grupo les haga el honor.
Eres un chico callejero, debes ser mal estudiante, buen hijo, tierno, lo he visto, con tus mascotas, decidido y un poco malote.
     No hace mucho que, con motivo de una pequeña pelea de nuestros perros, comenzamos a hablar. Desde entonces me saludas, cada vez que nos cruzamos separas un poco la mirada de tus amigos y me sonríes levemente, un buenas o un qué hay te bastan. Yo te digo siempre hola con mi mejor sonrisa. La que tú me inspiras.

Diecisiete años.

A mi perro le gusta jugar con el tuyo, se han hecho amigos después de la primera impresión, mueve el rabillo cuando le ve y a mi me gusta oír tu saludo y tu pose de impaciencia, mientras dura el breve encuentro de los chuchillos.
No hablas mucho. Es normal. ¿Qué le podrías decir a una señora de… cuántos años me echarás? ¿Lo has pensado al menos?



Queda poco para el verano. En ese restaurante francés que pusieron hace poco en el bulevar, cerca de nuestras casas, cuando llenen la acera de mesas y sillas para que el calor y la vida nos cubra por entero, me sentaré a tomar una cerveza y a leer algún libro de poemas.
Cuando te vea, cuando pases algún día con el canuto en una mano y un futuro inmenso escondido en la otra, cuando dejes caer sobre la tarde tu saludo, te invitaré, te ofreceré una cerveza, te pediré que me acompañes un rato, cerraré el libro para no asustarte y avanzaré la silla para evitar la excusa.

Queda poco para el verano, mientras tanto, deja que nuestros perros se conozcan un poco más, llevaré en los bolsillos una golosina para ellos, te preguntaré el nombre del tuyo la próxima vez y te diré que el mío se llama Haro “con h”, y reirás y te felicitaré con retraso por tu cumpleaños.

Queda poco para el verano.
Después, todo dependerá de ti.















miércoles, 25 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. De los pecios del naufragio.

56. Poema de miércoles.


"A sotavento, vira a sotavento..."



Hoy he recorrido mi cuerpo despacio,

he rastrillado, con dedos asombrados,
mi dos piernas,
abiertas ligeramente,
levemente separadas.

Las uñas de los pies,
pintadas,
semejaban diez petalitos de geranio
granate.

Los muslos, indiferentes,
desdeñosos.

A veces olvido mirarme
el pubis,
lo olvido a propósito,
eludiendo disimuladamente
su rencor.

Con las manos amansadas,
evitando la cintura,
asciendo a los pechos,
niños mimados,
mascarón herido que, altivo,
surca el mar,
ignorando el oleaje,
los malos vientos,
sin tierra ni puerto a la vista.

El cuello se doblega
manso,
todavía predispuesto
a las caricias.

Las manos, interrogantes,
cobardes,
se han varado rumbo al rostro,
a los labios,
a los ojos túrbidos,
al cabello desolado.

Y contemplo, en el espejo,
los pecios del naufragio.

Mujer tumbada de Jesús Aparicio


Poema  rescatado del poemario "Los pecios del naufragio".
Poema pergeñado en ese momento difícil y extraño en que la vida pone la zancadilla, no te reconoce, obvia tu asombro, ejerce de madrastra cruel. Te tutea sin consideración. Te ningunea.

Os deseo un buen día.




martes, 24 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. La vida.

55. Un matrimonio cualquiera.


  "Se asegura que la puerta quede bien cerrada y lleva la última bolsa al coche.
—Siempre igual—, se queja Pedro— para una semana tanto equipaje, — ¡el día que me harte!
Y ella se coloca ya el cinturón de seguridad y disimula entre sus piernas un neceser. Sabe que es mejor callar.
Son cinco horas las que les separan del apartamento en la playa.
Van, desde hace poco, una semana al mes, el trabajo de Pedro, ya parcialmente jubilado, se lo permite.

Antes iban sólo en vacaciones de verano o algún puente largo. Con los chicos.
Antes era diferente.
Los hijos llenaban de ruido y vida los rincones de la casa, anulando las sombras. 
Hacen una parada a mitad de camino para tomar un café y estirar las piernas.
Cuando llegan a su destino, antes de torcer la última esquina y enfilar al aparcamiento, Pedro, siempre, rompe el silencio: — Hay que comer fuera o llevas comida, — amenaza.
—Llevo— contesta la mujer.

Instantes después entran en el pequeño salón apartando, a su paso,  cortinas de tedio y tristeza".


¿Os ha gustado?
Que no os pasé ná.
Disfrutad de este martes irrepetible.

lunes, 23 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Tarde de exposición.

54. Entre ninfas, delfines y miradas con túnica verde.

  El Sábado 21 asistimos a la inauguración de la exposición de pintura de Garya, en la casa cultural de Castilla-La Mancha, aquí en Leganés.
  Todo un honor.
  Las paredes se ensancharon, agradecidas, para acoger a todos los que acudieron al evento. Que fueron muchos: amigos, socios, admiradores de su obra, compañeros.
  A la caída de la tarde tomamos unos vinos en el salón de la sede, con un fondo de música suavita.
  Más tarde, en un momento de despiste del público asistente, le quise hacer una pequeña entrevista.

¿Dónde naciste, Carlos?

       En Madrid, en el año 1969 y resido aquí, en Leganés, desde 1979.

¿Descríbeme tu obra?

Es un cúmulo de sentimientos plasmados y emociones tratadas con mucha delicadeza, para con los muchos años de aprendizaje y dedicación.
Cada una de las obras es una unión de vivencias y sentimientos que afloran ante un lienzo en blanco y tras un depurado estudio de bocetos y fotografías que yo mismo he realizado.

La entrevistadora y el artista.

¿Dónde vas a exponer próximamente?

Después de estas dos Exposiciones en Leganés, seguiremos con dos Exposiciones Colectivas Internacionales, en la TVAA GALLERY, de Dallas, Texas y en la Domus Talenti de Roma, así mismo continúo con Exposiciones Colectivas con la Galería GOYA ART.

¿A qué pintores admiras?

Admiro la obra de grandes maestros de la pintura actual y maestros con los que he tenido la maravillosa suerte de haber compartido aprendizaje en Talleres y Exposiciones, como son Antonio López, Santiago Serrano, Daniel Merino, Juan Genovés o Enrique Cavestany; y en Alcorcón, con Miguel Recuero o Manuel Bouzo. Además de Talleres de Dibujo con Manuel Alcorlo o Pintura de Paisaje con Jorge Pedraza. Todos ellos Artistas de gran prestigio a nivel Nacional e Internacional.

¿Algún proyecto nuevo a la vista?

Ahora estoy sumergido en varios proyectos, como realizar una Exposición de RETRATOS y estoy realizando dos ilustraciones para una Editorial Española que, en el transcurso de este año, verá la luz.
La cueva de las ninfas.

   No pude continuar, vinieron a buscarle, a reclamar su presencia en las fotos. 

  Carlos García Yagüe, Garya, es un autor comprometido, amigo fiel y eterno.
  Juega con el óleo, el acrílico, mezcla, depura. Y tiene la técnica del tiempo y del arte, del amor a lo que hace, de la bonhomía y de la destreza que contiene. De su simpatía, de su eterna sonrisa.
  Armoniza temas religiosos, con lances costumbristas. 
  El agua y la mujer, el desnudo, la poesía, la mirada, todo lo transmuta Garya en arte. En arte plástico y virtual. Lo que vemos. Lo que nos hace ver y sentir.

La mujer en su estrecho dilema hacia su libertad.



        Ha resultado ganador de varios Premios de Pintura en certámenes y concursos de Pintura Rápida al Aire Libre y recibido diferentes trofeos y diplomas. 
Premio Artista Local Certamen de Pintura Rápida SAN NICASIO 2008 y 2009. Premio Feria ARTEFAMA 2007.
I Certamen de Pintura MARBELLA  GALLERY. Premio ALBA 2003 por méritos artísticos. Medalla de Oro Casa Editrice Alba Ferrara (Italia).
1º Premio Europa Medalla de Oro 1º CONCORSO INTERNAZIONALE D’ARTE “Sprigiona la Fantasia 2003” Turín (Italia). Mención de Honor en el I Certamen de Pintura Rápida INNOVART.
Jurado en CONCURSOS DE PINTURA.
                Su obra se encuentra en colecciones de España como el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Caja Madrid, Ayuntamiento de Leganés, Caja Soria, Banco Central Hispano, Caja Ontinyent (Valencia) y, en el extranjero, en Nueva York (EE.UU.), Tokio (Japón) y en THE SHARJAH ARTS MUSEUM Sharjah United Arab Emirates. 
Obras en Colecciones Privadas de Europa y reproducciones de Obras Maestras de la Pintura. Ha realizado Ilustraciones para libros y prensa escrita (Portadas y Artículos).

Viaje hacia la oscuridad.
  
   Numerosas críticas de expertos en arte avalan su trayectoria, podéis leerlas en su blog y admirar, además, el resto de su obra.

 ... Y se despidió la noche con una luna tímida, jugando al escondite con algunas nubes tardías. 
  En el paladar, se nos quedó un regusto de arte y de vino, de tapitas de jamón y de palmadas cariñosas en la espalda, de enhorabuenas y risas compartidas, de fotos en grupo y llamadas prometidas.

Gracias  Garya. 
Y suerte.

domingo, 22 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. De la paz. Del espíritu.

53. Filosofía de vida.
Hoy va de consejitos.
Hoy es domingo. Hoy no escribo porque, ya se sabe, que los domingos se descansa.
Lee. Escucha.
-El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. Teniendo en cuenta que a las personas solo nos puede dañar aquello a lo que le damos importancia, evitar el sufrimiento inútil puede consistir simplemente en dar un paso atrás, desligarse emocionalmente y ver las cosas con otra perspectiva.
  Lleva práctica y tiempo, pero merece la pena llevar a cabo este gran aprendizaje. Como guía para ello, otra frase nos da una pista de como comenzar: “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos”.

-Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora. Solemos pensar solamente en el pasado o estar excesivamente preocupados por el futuro. Esto nos lleva a no vivir el momento y que nuestras vidas pasen de largo sin ser conscientes. Por tanto, debemos aprender a estar plenamente presentes, a disfrutar de cada momento como si fuera el único.
-Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno. Para encontrar un verdadero estado de bienestar es imprescindible que mente y cuerpo estén en un equilibrio
-Más vale usar pantuflas que alfombrar el mundo. Para encontrar nuestra paz interior, tenemos que ser conscientes de nuestros potenciales personales y aprender a saber dosificarlos, así como nuestros recursos. De esta forma viviremos un auténtico crecimiento y evolución.

-No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo. Se trata de una de las máximas que nos permite eliminar casi todas las leyes y mandamientos morales actuales en nuestra sociedad. Teniendo parecido significado con la frase no le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti , esta quinta reflexión va mucho más allá, ya que consiste en un profundo conocimiento de nosotros mismos y una gran empatía para con los demás.
-No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita. Nuestro deseo de tener más, tanto en el plano material como el emocional, es la principal fuente de todas nuestras preocupaciones y desesperanzas. Su máxima se basa en aprender a vivir con poco y aceptar todo aquello que nos brinda la vida en su momento. Ello nos llevará a una vida más equilibrada, reduciendo el estrés y muchísimas tensiones internas.
  El hecho de desear más cosas a menudo solo indica falta de seguridad, que nos sentimos solos y necesitamos llenar esos vacíos. Sentirnos a gusto con nosotros mismos permite dejar atrás la necesidad de no tener que demostrar nada.



-Para entender todo, es necesario olvidarlo  todo. De pequeños, estamos en continuo aprendizaje. Nuestro mapa mental aún no está diseñado, lo cual nos hace abiertos a “todo” y a la capacidad de entender cualquier cosa. No sabemos juzgar.
  Pero, a medida que crecemos, nuestra mente se llena de condicionamientos y normas sociales que nos indican cómo debemos ser nosotros mismos, como deben ser las cosas, cómo debemos comportarnos e incluso qué debemos pensar interiormente. Nos volvemos inconscientes con nosotros mismos y nos perdemos.
  Para cambiar y ver las cosas desde una perspectiva más sana para nosotros, tenemos que aprender a desligarnos de las creencias, hábitos e ideas que no provienen de nuestro corazón. Para ello, esta frase nos servirá para comenzar el proceso: En el cielo no hay distinciones entre este y oeste, son las personas quienes crean esas distinciones en su mente y luego piensan que son verdad”.
Pues eso, que tengáis un buen día.
No hay dolor. Ni sufrimiento.
Amén.

viernes, 20 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Adúltera.

52.  Amor en un minuto. 

  Acabo de recoger el premio que me ha correspondido por haber quedado finalista en la VIII edición de microrrelatos de la Cadena Ser, Madrid Sur, Hoy por Hoy.
  Participé con el micro "Adúltera".
 Pedían un relato de no más de 100 palabras y que los sustantivos "hotel", "bañera" y "tatuaje" figuraran en el mismo.
Y allá que me lancé.
Y escribí mi historia. Y la titulé Adúltera.
Escucha.

"Juro que nunca se me había pasado por la cabeza.

Pero me gustó tanto aquel hombre.

Quedamos.

Me llevó a un hotel  caro. Divino de la muerte.

Yo vibraba, por una vez en mi vida, entre la pasión (desconocida) y los nervios.

En el trayecto, entre caricias y susurros, me confesó que tenía un tatuaje en un punto geográfico interesante.

Yo vibraba.

Juro que nunca se me había pasado por la cabeza ser adúltera.

Mientras me preparaba un gin tonic  me metí en la bañera.

Resbalé al salir.

Hospital y todo eso.


No llegué a verle el tatuaje".



  Pues gracias a los patrocinadores y ya os enviaré a todos una fotico desde el spa-balneario Domus Aurea, (parte del regalo), donde me voy a dar un homenaje.

Nos vemos.
Feliz sábado.

De ansias y sosiegos. El arte del camuflaje.

51. Miércoles de entierro. De la sardina.


  Ya se acabó, por este año. Atracón de disfraces. Habitar tres personalidades distintas en tres días cansa un poco.

  El sábado viví unas horas la aventura mexicana. Hubo música, chocolate, campeonato de piropos y claveles escarlata. Todo en el salón de la poesía de los últimos viernes de mes, en mi casa castellano manchega, con mis chicas, igualmente disfrazadas de otras biografías.


  El domingo ya comenté la experiencia veneciana. La algarabía y el revuelo que compartí con mi gente de la casa cultural de Castilla- La Mancha. Recorrido por las calles de Leganés y locura de valses.
  De premio.

  Y el miércoles, el entierro de la sardina, con una connotación cultural, de aniversario y conmemoración. Como siempre.
  Este año celebramos los 150 años de la publicación de Alícia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll.
  La Asociación de Monitores Voluntarios "Aprender educando", junto a la Universidad Popular de Leganés, (U.P.L.), pergeñamos una performance  con todos los personajes de la historia. 
  La Aliciardina paseó triunfante por las calles, valladas de gente del pueblo, de amigos, moviéndose al son de la música que encabezaba la comitiva.
  Fue mostrada en parihuelas por unos costaleros entregados y orgullosos, hasta que llegó el momento de confiarla a las llamas.
  Disfrutamos.
  Ganamos. 
  Justo premio a horas de costureo y preparación.
  De leer en voz alta la novela, de compartir la fantasía y la lógica de sus personajes.
Alicia y la Reina de corazones.
Aliciardina y la oruga.


La Reina de corazones entre los gemelos, Tweedledum y Tweedledee.

El Sombrerero Loco y la Reina Roja.

Los gemelos y Diana, la gata de Alicia.

Naipe rojo, de la Guardia Real.

Naipe negro, de la Guardia Real.


¡Que les corten la cabeza!


Todos los componentes de la fantasía.


El premio.

Y se acabó. Por este año.
Ya meditando sobre el próximo.
Por muchos.
Sed felices.
Pura vida.

El gato de Cheshire: "Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo suficiente".
Enhorabuena chicos.








jueves, 19 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. El vagabundo de Khalil Gibran

50. La que era sorda.




   Había una vez un hombre rico desposado con una joven sorda por completo.
   Una mañana, mientras desayunaban, ella le dijo:
  -Ayer visité el mercado y exhibían vestidos de seda de Damasco, velos de la India, collares de Persia y brazaletes de Yemén. Parece que las caravanas acaban de traer todo eso a nuestra ciudad. Y ahora mírame, yo en harapos, siendo la esposa de un hombre rico. Debo comprar alguno de esos hermosos objetos.
  -Querida -contestó el esposo, aún ocupado con su café matinal- no existe razón alguna por la cual tú no vayas al mercado y compres todo lo que tu corazón desee.
  -¡No! -protestó la esposa sorda-. Siempre dices no, no. ¿Es necesario que aparezca en harapos ante nuestros amigos, avergonzando así a tu fama y a mi gente?
  -No he dicho que no -dijo el esposo-; puedes ir libremente a la plaza del mercado y comprar la vestimenta más hermosa y las joyas que hayan llegado a nuestra ciudad.
  Pero otra vez la esposa equivocó la lectura de sus palabras y replicó:
 -De todos los hombres ricos tú eres el más miserable. Me niegas toda belleza y hermosura mientras las otras mujeres de mi edad caminan por los jardines de la ciudad ataviadas con ricos vestidos. 
  Y comenzó a llorar. Y mientras sus lágrimas caían sobre su pecho gritó otra vez: -Tú siempre me dices no, no, cuando deseo un vestido o una joya.
  Entonces el esposo, conmovido, se levantó, y sacando de su bolsa un puñado de oro, se lo entregó y con dulzura le dijo:
  -Ve al mercado, querida mía, y compra todo lo que desees.
 Desde ese día la joven y sorda esposa cada vez que deseaba algo aparecía ante su esposo con una perlada lágrima en los ojos, y él, en silencio, tomaba un puñado de oro y lo ponía sobre sus faldas.

  Pero ocurrió que la joven se enamoró de un joven cuyo hábito era realizar largos viajes. Y cuando él partía ella se sentaba a llorar.
 Cuando el esposo la hallaba llorando decía en su corazón: "Debe haber llegado una nueva caravana con prendas de seda y joyas raras".
 Y sacaba otro puñado de oro y se lo entregaba.

Sed felices.
No lloréis.
Os quiero.

miércoles, 18 de febrero de 2015

De ansias y sosiegos. Entrada 49. Seguimos.

49. Miércoles de ceniza y poema.


Una vez dije amor
y los cielos se rasgaron
para dejar paso a mil tormentas
voraces.

Una vez dije amor
y las aguas de océanos antiguos
se abrieron
para que tú cruzaras, triunfante,
al otro lado.

Una vez dije amor
y se multiplicaron
las horas y las noches
hasta dejarme ahíta,
plena.

Una vez dije amor
y sobreviví a las tentaciones
de demonios
disfrazados de
tiempo.

Una vez dije amor
y unos silencios me quemaron las manos,
y un dolor,
como de lanza,
me arrancó los recuerdos
de aquella tarde.

Si, una vez dije amor
y tú reías.


Del poemario Los pecios del naufragio.

No os rindáis.
Sed felices.